Páginas

viernes, 5 de noviembre de 2010

CONFESIONES ANTE EL CURSOR. (SONETO)

Llaman a la puerta los recuerdos,
como relámpagos en la noche,
iluminan por un momento
todo aquello que no quiero recordar.

La palabra se retuerce sobre sí misma
y su significado se estira y se estira
hasta reducirse a tela de araña o polvo
cenizas sobre los muebles del desván.

Mi silencio es cómplice de todo aquello,
mi culpa señal inequívoca de la represión.
Sólo la poesía resguarda mis lamentos

como un diario, un bosquejo, un deseo 
disparado a ciegas esta noche desnuda, 
cansada, de huir eternamente hacia la nada...

2 comentarios:

Jose Valdecasas dijo...

Yo, a diferencia de Lizardo o de vosotros, no soy poeta, pero me encantaban unos versos, creo que de Cernuda, que decían así:

En vano aplazo decisiones,
inútilmente intento redimir viejas culpas,
ni el tiempo sobra
ni la carne espera.

Un abrazo.

Almudena y Raúl dijo...

Preciosos versos Jose. Cernuda sigue siendo uno de los grandes. De su obra me quedo con Ocnos, una maravilla. Muchas gracias por los versos.

Un abrazo!!