Páginas

martes, 1 de mayo de 2012

1º desmayo de 2012


TRABAJADORES EN LUCHA
                                    Celebremos este 1º desmayo, porque parece que hemos perdido el conocimiento
Este primer desmayo de 2012 es especial.
Nunca se había perdido tanto, se había llorado tanto, ni hubo nunca tantas personas sin trabajo, sin ingresos, desahuciados, apoyando, adorando y votando a los culpables.
Este primero de mayo, los trabajadores están en lucha……………………………., pero entre ellos, para conseguir un puesto de trabajo precario con un mísero salario.
CONTRA LA CRISIS. ES HORA DE PASAR DE TODO

El 1º desmayo es una fecha especialmente vergonzosa para la clase trabajadora de todo el mundo y parte del extranjero. Con ella recordamos la sumisión y obediencia de trabajadores y trabajadoras explotados por la patronal desde cromañón hasta nuestros días.
Hoy, las, los y les trabajadoris tenemos que seguir la lucha entre nosotros-tras, con la misma contundencia porque el borreguismo al que estamos llegando recuerda los rebaños de los pastores y los perros de la patronal, que son perros de em-presa.

La clase borrega y votante, las clases populares (juventudes del PP), los socia-listos, los colectivos suciales más favorecidos (UGT y CCOO), personas, animales y cosas, estudiantes, vagos, chivatos, trepas, sufrimos en primera línea la explotación laboral y social, nos dejan el despojo de los desechos más básicos, en un sistema capitalista-listo sostenido y gestionado por los avernos y políticos profesionales, la patronal, las grandes multinacionales y el sindicalismo institucional que nos vende miserablemente por meras migajas. Y POR ESO LES APOYAMOS...


Están agrandando todo tipo de desechos laborales, suciales e inhumanos. Hoy tenemos que trabajar más para cobrar menos, tenemos que trabajar más años para tener derecho a una menor pensión, nos obligan a firmar contratos en blanco, pagándonos en negro, pudiendo despedirnos libremente y sin indemnización, han erradicado el referente de los convenios colectivos que ponían freno a los desmanes y abusos de las empresas.

Pero seguiremos soportando la política económica y antisocial de los gobiernos con los grandes empresarios de este mundo, porque son los dueños de nuestras vidas, todo con nuestro apoyo, consentimiento e idiotez. Y además les votamos de nuevo.

Desde el S.I.M.I.O. Sindicato de Idiotas Mamones e Inútiles de Occidente, los hombres y mujeres decimos SI a esta sociedad violenta, machista y agresiva. Si a esta sociedad segregadora, racista y xenófoba. SI a este sistema consumista y desarrollista que antepone los intereses privados, las plusvalías, la competitividad, la productividad, a los derechos humanos y a la propia vida, que acepta la siniestralidad laboral como algo natural, que nos utiliza a las personas como meras mercancías.

Decimos SI a un sistema que censura la libertad de expresión, la libertad de comunicación, la libertad de asociación, que privatiza los servicios públicos, que negocia con las dictaduras, una sociedad a la que se le impone el olvido de su memoria histórica, que no anula las sentencias franquistas, que fundamenta su funcionamiento en el miedo y la represión hacia quienes se oponen y luchan por la dignidad, por la justicia social, por la libertad.

Para nuestro sindicato es la hora de callar y olvidar, la hora de pasar a la inacción, no sea que se construya una sociedad justa y libre. Es la hora de buscar un enchufe, chivarse del compañero, trepar, arrastrase y seguir apoyando a los que nos joden la vida.
Porque nosotros somos más idiotas que nadie y que todos. No queremos ser los protagonistas de nuestro futuro. Con ser secundarios nos sobra. Y también aceptamos ser actores de reparto, aunque en el reparto sólo nos toquen las migajas.
Compañeros-ras, apoyemos a los que nos joden la vida. Ahora y siempre.
Seguiremos con la hucha obrera. Es nuestra única forma de conseguir tener algo de calderilla.
¿Idiota yo? Tururú

3 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Efectivamente, salvo que yo añadiría que seguramente hemos avanzado y que a veces la libertad hay que comprarla haciendo sacrificios. El consumismo, la idiotez de pretender ser como el vecino, el querer tener la hipoteca mas grande y la tele mas grande, supone sacrificar esa libertad, la posibilidad de ser libre, a cambio de objetos. Y eso es responsabilidad precisamente de la clase obrera, que vaya usted a saber que es eso.
Una grandísima parte de los empresarios pertenecieron a la clase obrera, ¿y que es lo que hacen cuando se convierten en empresarios?¿explotar a sus trabajadores?. Me río de la lucha de clases.
Es el humano coño. Es el humano.
El S.I.M.I.O.

Jony Benitez dijo...

Te ha qeudado muy mono comapñero. A las barricas!! das.

Raúl y Almu dijo...

No es mio Jony, va rulando por ahí, a mi me lo pasó Joan. Lo colgué porque me moló mucho.