Páginas

viernes, 11 de marzo de 2011

Aquí la experiencia de un compañero!!!

"Cuando entras en el hospital parece que sufras una transformación. Yo entré siendo Edgar Vinyals y salí siendo Edgar, bipolar, Vinyals. "






La reciente bautizada sala Juan Isant del Palacio de los Marqueses de La Floresta se llenó el pasado sábado para escuchar al'Edgar Vinyals, integrador social y director de la Asociación Ocio Inclusivo Sarau. Se trataba de la primera de un total de 3 jornadas que se organizan este año dentro del proyecto de Mis razones impulsado por el Área de Salud Mental de la Asociación Alba, el Centro de día en salud mental de Tàrrega y el Asociación Ondara - Sión de salud mental.

La charla se centró en hablar sobre la autoimagen, la estigmatización y el etiquetado que sufren las personas con alguna enfermedad mental. Vinyals habló desde su experiencia profesional como persona que lleva 6 años trabajando en diferentes servicios educativos y residenciales, y desde su experiencia personal, ya que está diagnosticado con un trastorno bipolar y, por tanto, ha pasado por diferentes recursos de la red de salud mental y conoce muy bien como usuario su funcionamiento.

El caso de Vinyals tiene un punto de excepcional, ya que gracias al conocimiento que tiene de su propia enfermedad y el trabajo personal que ha hecho le han llevado, desde hace un tiempo, a tomar la decisión de dejar la medicación. Durante la conferencia se mostró bastante crítico con los profesionales de la psiquiatría y con la tendencia actual de abusar de los fármacos.

Autoimagen, empoderamiento y etiquetas

La presentación se estructuró en 3 partes. Una primera parte introductoria donde habló de la autoimagen, lo que representa la imagen para las personas. ¿Qué importancia tiene la imagen en las relaciones sociales cuando nos movemos con gente que conocemos y con gente que no conocemos?

"Cuando entras en el hospital parece que sufras una transformación. Yo entré siendo Edgar Vinyals y salí siendo Edgar bipolar Vinyals. Pasamos de ser un sujeto a un objeto de intervención, un diagnóstico y esto afecta en la autoimagen ", explicó Vinyals. Y añadió: "Según la psiquiatría todos somos iguales en función de la etiqueta o el diagnóstico que tenemos".

"Hay que personalizar y humanizar las personas con un diagnóstico deben recuperar su identidad como Pedro, como Edgar como lo que sea. Que la recuperen y que sea ésta la identidad que los defina como persona. El trastorno mental es uno de los 10 aspectos que pueden definir, pero no es el atributo fundamental ", puntualizó.

El segundo punto que se trató fue el concepto del empoderamiento, entendido como una manera de dar poder y libertad a las personas para decidir y potenciar sus capacidades, sean cuales sean.

Según Vinyals, "las personas que tenemos un diagnóstico de trastorno mental somos personas razonables y conscientes y por lo tanto somos capaces de tomar decisiones sobre las cosas que nos afectan y somos capaces de decidir sobre qué queremos y lo que no queremos, cuando queremos y como lo queremos. Y digo esto, porque a veces se nos niega esa capacidad y la gente decide por nosotros. El empoderamiento reside en eso, la libertad, la libertad de tomar decisiones ".

Puso como ejemplo una anécdota personal relacionada con la elección y la toma de decisiones: "Con 15 años me dijeron que no podría estudiar integración social, porque me podría generar situaciones de estrés que eran incompatibles con mi trastorno. Puse en marcha a la psiquiatra y le dije que tenía claro que quería estudiar integración social y que quería dedicarme a trabajar en ello. Y ella me decía que no podía exponerme a ciertos niveles de ansiedad, porque eso podría provocar desequilibrios. Pues es romper con todo esto y arriesgarnos y no dejarnos condicionar por ciertas informaciones · ".

Por último se habló sobre las etiquetas. A través del aspecto físico o de lo que nos pueden llegar a explicar de una persona nos creamos una imagen de alguna manera la etiquetamos, el encasillar. El problema de las etiquetas en el ámbito de la salud mental toma una gran dimensión, ya que se añaden los prejuicios y los estereotipos que acaban creando en las personas una imagen de la realidad sin conocerla.

"La inclusión social pasa por humanizar la falta de salud mental. Parece que los trastornos mentales sean cosas que tenemos muy lejos, pero el malestar, el sufrimiento, la felicidad o la tristeza ha estado siempre presente en la vida de las personas humanas. Ahora parece que hay una tendencia que todas estas emociones humanas que son tanto naturales en los seres, parece que ahora sea cuestión de la psiquiatría. Y no señores! La salud mental no es enfermedad. Si hablamos de salud mental no estamos hablando de enfermedades, hablamos de bienestar, que la persona esté satisfecha de quien es, qué hace, qué dice y qué piensa. Esto es salud mental "explicó en un momento de la conferencia Edgar Vinyals.


Crítico con la psiquiatría y la medicación

Durante la conferencia Vinyals fue muy crítico con la tendencia actual de los profesionales de la psiquiatría de recetar muchos fármacos y medicamentos para tener controladas las personas con alguna enfermedad mental.

Su experiencia personal en este sentido es bastante sorprendente, ya que hace tiempo que decidió por sí mismo dejar de medicarse y seguir su vida sin medicación.

"Esto es un proceso muy personal de cada uno", confesó. "Creo en la medicación y creo en la función que hace. En algunos momentos es imprescindible y necesaria, pero en otros no. Y quizá una sí que la tenemos que mantener, pero debemos poner en duda todo el carro que nos pueden llegar a dar. ¿Qué cosas dependen de nosotros y qué dependen de los fármacos. "

"Pongamos el caso: El hecho de que yo esté menos angustiado o que esté más activo debe pasar por tomar ciertos antidepresivos o ansiolíticos o quizás pasa también para hacer deporte, dormir más, comer mejor o tener un ocio más activo y tener momentos más agradables? Si vamos dando la responsabilidad a los fármacos y nos lo vamos sacando a nosotros acabaremos en estos callejones sin salida que nos da la psiquiatría donde todos somos iguales según el diagnóstico que tenemos.

La importancia de la psiquiatría, la importancia de los fármacos, pero por encima de todo la importancia de las personas y la capacidad que tenemos para poder transformar nuestra realidad ", explicó con contundencia.

El ciclo de jornadas Mis Razones

Mis Razones es un proyecto artístico que tiene como objetivo difundir la realidad que vive una persona con enfermedad mental y concienciar a la sociedad de la necesidad de promover la inclusión social. Este trabajo se inició en octubre del año pasado con una primera instalación artística en el Palacio de los Marqueses y finalizará este octubre coincidiendo con el día de la salud mental (10 de octubre) con una segunda instalación hecha a partir de pedazos de diferentes realidades y experiencias. De ahora y hasta el mes de octubre se celebrarán 2 jornadas más donde se tocarán algunos de los temas protagonistas que se podrán encontrar en la instalación de este año del proyecto de Mis Razones. 

Robado y compartido de www.aalba.cat. Agradecimientos especiales a las preciosas chicas de prensa de FECAFAMM.

7 comentarios:

Blog salud mental dijo...

Una experiencia y un discurso a tener muy en cuenta.
Esther.

Raúl y Almu dijo...

Me alegra que te parezca interesante Esther. La diferencia que he percibido de Barcelona a otras regiones de España es que la política de la federación de familiares es promover discursos como este o el nuestro. Eso facilita mucho las cosas, los bandos se desintegran... El enemigo pasa de ser el medico tal o el familiar Pascual a ser un sistema contra el que todos luchamos (desde dentro o desde fuera).

Un abrazo grande!!

NEURIWOMAN dijo...

Esplendida entrada. Los médicos en general y los psiquiatras en general se comportan como nuestros salvadores.

Nos dan unas muletas (en formas de antidepresivos, ansioliticos...) pero no se preocupan de quitarlas a tiempo.

Y esas muletas que al principio iban a ayudar a llevar una vida "normal" se terminan convirtiendo en parte inseparable de tu vida.

Para ellos nunca es el momento apropiado para retirar el tratamiento. Muchas veces basados en el miedo o en la prevención.

Pero si metes el pie lastimado en un zapato pequeño, y lo dejas dentro hasta que se funden el uno con el otro. ¿quien vuelve a la normalidad? ¿donde quedo la curación? porque llevar una vida normal implica la toma de decisiones. Y empastillados pocas decisiones podemos tomar.

Raúl y Almu dijo...

Bienvenida de nuevo Neuriwoman. Un placer verte comentar y tenerte entre nosotros.

Nos vemos en las barricadas!!

Tama. dijo...

ACABO DE SER DIAGNOSTICADA COMO "BIPOLAR" Y TAMBIEN HUVO PROBLEMAS CON LA MEDICACION, QUE SI ERA MEJOR ESTA O AQUELLA... YO COMO PACIENTE, HE LEIDO COMENTARIOS SOBRE EL TEMA Y NO SE ME ESCAPA QUE SON TODOS MUY SIMILARES. DEBO DECIR TAMBIEN QUE, DE TODOS LOS MEDICOS, PSICOLOGOS Y PSIQUIATRAS POR LOS QUE DESFILE, ESTE FUE EL UNICO EN SUGERIR UN TRATAMIENTO DIRECTO E INTERNACION DE DIA, COSA QUE ME HIZO SENTIR QUE, POR FIN ALGUIEN, ME HABIA ESCUCHADO.

Raúl y Almu dijo...

Hola Tama. Bienvenida a la blogosfera. Nos alegra que comentes y compartas tu experiencia. Hay momentos en los que un ingreso es seguramente la mejor opción que nos da el sistema sanitario en la actualidad. Y comprendo perfectamente la sensación de alivio al sentirse -después de mucho tiempo- escuchad@. Te deseo mucha suerte y mucha fuerza. Ánimo!!

Instituto Psicofarmacología dijo...

Muy interesante, ..., que no se olvide escuchar lo que dicen las personas. Respecto a los fármacos, no hay otra forma de saber lo que hacen, ni como contribuyen al bienestar de las personas. No hay escala o test, salvo las escalas que se emplean para medir el dolor, que puedan dar una visión siquiera aproximada de lo que un tratamiento aporta a las personas que sufren.