Páginas

miércoles, 22 de abril de 2009

Llorar



Si llorar abriera puertas

lloraría con desgarro

inundaría las calles de lamentos

gritaría de rabia

al no encontrar otra cerradura.


Si llorar vaciara mi mente

cerraría los ojos

para no ver más que lágrimas

donde flotan perdidos

mis recuerdos más terribles

mi presente de sombras

mi futuro incierto.


Si llorar cerrara heridas

arrojaría al mar el Betadine y

con cada tirita por usar

ya fuera apósito o gasa manchada

formaría un collage en homenaje

al descubridor de los anti-depresivos.


Desgraciadamente no es así.


Llorar me produce nauseas,

cefaleas y demás efectos secundarios.


Llorar, para mí,

es encerrarse tras barrotes de autolamentación,

es bajar los brazos en la lucha del día a día,

es perder la paciencia, el coraje, la alegría,

es un apaga y vámonos, sin rumbo,

es dar terreno a la abulia y la desidia,

es la peor de las soluciones

porque no soluciona nada.


Pero la vida tiene estos misterios,

el ser humano necesita llorar

para precisamente ser

humano.

2 comentarios:

Small Blue Thing dijo...

Luego direis que no os comentamos. ¡Si es que lo vuestro no son post, que son puñetazos! :)

Almudena y Raúl dijo...

jajajajajaja

Exagerada!!! no pegamos tan fuerte ni siquiera a las paredes... En fin!! gracias por el "cumplido pujilistico" un abrazo grandote.