Páginas

jueves, 7 de abril de 2011

SI LLORAR ABRIERA PUERTAS.


Si llorar abriera puertas
lloraría con desgarro
inundaría las calles de lamentos
gritaría de rabia
al no encontrar otra cerradura.

Si llorar vaciara mi mente
cerraría los ojos
para no ver más que lágrimas
donde flotan perdidos
mis recuerdos más terribles
mi presente de sombras
mi futuro incierto.

Si llorar cerrara heridas
arrojaría al mar el Betadine y
con cada tirita por usar
ya fuera apósito o gasa manchada
formaría un collage en homenaje
al descubridor de los anti-depresivos.

Desgraciadamente no es así.

Llorar me produce nauseas,
cefaleas y demás efectos secundarios.

Llorar, para mí,
es encerrarse tras barrotes de autolamentación,
es bajar los brazos en la lucha del día a día,
es perder la paciencia, el coraje, la alegría,
es un apaga y vámonos, sin rumbo,
es dar terreno a la abulia y la desidia,
es la peor de las soluciones
porque no soluciona nada.

Pero la vida tiene estos misterios,
el ser humano necesita llorar
para precisamente ser
humano.

4 comentarios:

etiquetada dijo...

Reír y llorar.
No es fácil escapar.

Un abrazo

Raúl y Almu dijo...

Pues yo soy de las que piensa que una buena llorera a tiempo a veces va mejor que otros sistemas. A mi me va muy bien llorar para desahogarme, me funciona.

etiquetada dijo...

Acabo de mi blog, en plan retrospectiva, y al llegar a la canción de Wim Mertens con cuadros de Van Gogh me acabo de poner a llorar como una mona, no sé muy bien por qué, mezcla de emoción, amigos que se van, amigos que se fueron, y gente que sufre lo que sufrí yo hace años, sin posibilidad de conocerlos a todos para decir
les que no es para tanto, que conociéndose y queriéndose nada es tan grave, por más que nos lo parezca en según qué momentos y épocas, que todo pasa y siempre puede uno reinventarse, con tal de que alguien, no hace falta que sea un número muy alto de personas, crea en nosotros y nos haga sentir importantes, queriéndonos mucho.

Un abrazo grande, amiguitos!!

Almudena y Raúl dijo...

La canción es preciosa. Supongo que llorar es inevitable en ciertos momentos y como dice Almu puede llegar a ser muy saludable para algunas personas. Malo será sino se llora nunca jejeje. Como luchador que me considero, cuando lloro, lo hago normalmente desde el cansancio, la impotencia, la falta de ideas, el miedo, la culpa, etc. Sentimientos tan humanos como desagradables, sentimientos que hay que sentir y sufrir y de los que hay que aprender.

Abrazos!!