Páginas

miércoles, 12 de agosto de 2015

El túnel.

Tras las rejas oxidadas: cristales
de espanto y un silencio mohoso
en las cortinas; manchas de sangre
en la pared, un charco sobre la alfombra inmóvil, donde dos cuerpos: sin historia,
nombres, rostro, ni futuro 

se observan 

con la mirada apagada y las manos buscándose en un final interrumpido. 

En el televisor encendido anuncian, 

con grandes palabras, la luz al final del túnel.