Páginas

miércoles, 18 de abril de 2012

Loading...


Actualizar un blog no es poca cosa. Sobre todo cuando tienes a personas que te siguen con más o menos interés. Actualizar un blog es algo parecido a dejarte ver por un barrio virtual y mostrarte tal y como estás en ese momento. Saludar a los vecinos psiquiatras, saludar a los vecinos psicólogos, saludar también al resto de enfermos, incluido los locos/as con educación y cariño. Bien pensado esto más que un barrio parece un manicomio codificado en ceros y unos...

Este concretamente, y como es sabido por aquellos amigos que están leyendo en estos momentos, es algo más que un blog literario. En este rincón de la blogosfera Almu y yo, yo y Almu nos exponemos al juicio ajeno con la serenidad que conlleva tener la conciencia tranquila. Desde los poemas o los relatos, desde las reflexiones o las experiencias, acercamos el universo nikosiano en general y el nuestro particular a los que se acercan, con todo el muestrario repleto de alegrías y angustias, de cuitas y devaneos, de preguntas y más preguntas, de dudas como castillos y alguna pequeña certeza.

Actualizar un blog no es poca cosa, pero tampoco es como para dedicarle una vida. Pienso que esta experiencia, ha resultado muy enriquecedora porque nos ha permitido conocer in situ a personas extraordinarias, con las que ya estamos unidos en sincera amistad. Con estas personas, con las que residen fuera de este apacible lugar, como con uno mismo también hay que actualizarse. Si nos estancamos “malo será” que dirían los galegos.

Por este y por otros motivos llevo días barruntando en aquellas similitudes que nos asemejan a un sistema operativo. Todo desde que reproduje en una conversación la frase de un amigo.

-Pues sí, el sabado por fin me instalo. -Me comenta un colega.

-Bueno, pues luego ya sabes... a actualizarte todo el firmware. -Le espeto con ironía, queriendo recordarle que nos debe a Almu y a mi una cena en su nuevo piso. Él pilla la indirecta después de una breve explicación de qué es el firmware.

Ante su extrañeza, me vi asaltado por una serie de preguntas que tienen que ver con como los nuevos lenguajes se están adueñando de las parcelas humanas de forma sutil, de alguna forma deshumanizándonos, equiparándonos a máquinas o encorsetando nuestra perfecta imperfección a unos cánones medibles en pos de una soñada normalidad global y uniforme. El lenguaje informático, es un ejemplo, el psiquiátrico también. Ya nadie parece estar triste, ni lánguido, ni compungido, etcétera; ni alegre, ni feliz, ni estupendo, etc; ni aburrido, ni cansado, ni soñando en salir de clase, ahora todos estamos depres, eufóricos o con déficit de atención. En pocos años las emociones humanas se han visto patologizadas por vecinas que van de muy leídas y que no dudan en diagnosticar todo aquello que son incapaces de asumir ni respetar. Quizás por eso el mayor logro de la psiquiatría, desde su privilegiada posición de poder, sea haber patologizado la tremenda heterogeneidad que somos en tiempo record, y eso sólo se puede lograr modificando el lenguaje de la calle, en el barrio, el que se habla en las fruterías o con el panadero, el que se escucha en las mesas de las cafeterías, entre caña y caña y tiro por que me toca.

Actualizarse es equiparable a evolucionar, y desde Darwin se piensa que todo cambio, toda evolución -por definición- es para mejor, y va a ser que no. Que la realidad es otra cosa. Lo difícil supongo en estos tiempos que corren es encontrar en el pasado algo suficientemente firme, suficientemente sólido para armar un lenguaje sobre el ser humano capaz de enfrentarse a los embates de una evolución, que en ocasiones pienso nos lleva a la deriva.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Darwin no se equivocaba, si la cosa ha salido así es porque es ventajoso. Perversamente ventajoso. Como sabes escribí sobre eso hace poquito.
Cuida esos circuitos, que estás dejando echo cisco todo el hardware.
Abrazos.
Jesús.

pere dijo...

La sacrosanta evolución en su versión oficial olvida los fracasos a los que a veces conduce. Nos olvidamos de las especies que se extinguieron y las que se extinguen adiario, como nos olvidamos de las civilizaciones que perecieron por hacer alguna mala apuesta. Si mal no recuerdo Toynbee cataloga en total 29 civilizaciones, 28 de ellas periclitadas (y una en vías de seguir el mismo camino)

No creo que sea cuestión de sufrir por lo que pudiera pasar, pero soñar que se arreglará solito sin nuestra participación (la de cada cual) no solo sería locura, sería perversión (es decir, desarrollar la versión incorrecta de la evolución).
Creo yo que será mejor apoyar la versión de la evolución que nos lleve más lejos, o, como tú dices actualizarse, es decir, hacer actual lo que hasta el momento era solo potencial.

abrazote !!

La Otra Psiquiatría dijo...

actalizarse es ser actual. evolucionar no se nada desde Pokemon. hazlo pero sin esperanza.

abzs

Miguel dijo...

Muy buen post en la línea reflexiva habitual
Abrazos a los dos

manu dijo...

me ha encantado la reflexión
un saludo muy grande, os sigo desde hace tiempo.

Raúl y Almu dijo...

Jesús que algo sea ventajoso no quiere decir que nos haga evolucionar, un poco ya lo dice Pere -con un toque medio-apocalíptico. Creo que estamos de nuevo ante el problema de siempre, el lenguaje y esos huecos tan relativos que contienen los significantes. La Otra... que decir... espero que tu comentario sea una prueba más de que el lenguaje no sirve...

Miguel que bueno verte de nuevo por aqui. Me alegro que te guste la entrada y ya de paso te recuerdo que me debes una sobre la verdad (que a pesar del korsakoff hay cosas que uno no olvida jijijiji).

Manu un placer verte por aquí.

Saludos y abrazos a tuttyplen!!!

Anónimo dijo...

Observa que he dicho "perversamente" ventajoso........Homo sapiens fué perversamente ventajoso también, porque implicó la desaparición del resto de homos (creo...) y veremos si el sapiens fue tan perversamente ventajoso que a largo plazo hace desaparecer el terruño que le vio nacer.
Jesús.
Abrazos.