Páginas

lunes, 15 de septiembre de 2008

La ilusion prohibida.

Guiado por la imagen inexistente
del recuerdo fatuo de mi infancia
pasado que encabrita el caballo inyectado
en la carrera de mi vida
en la que siempre pierdo la apuesta segura
confundido por las trampas que provoca
mi cerebro trastornado.
Corro veloz para atravesar
el sol por su diámetro
vestido de amianto y aliento de dragón
con las alas de mercurio en los zapatos
sudando ríos de tinta e insomnio
blancas letras que cristalizan de puro calor
en humeantes estalactitas de diamantes
tallados por la erosión del contacto
de la arena solitaria del desierto.
Pozo excavado en el eje
pozo de hidrógeno y helio
pozo que supura explosiones
sobre mi nevado cabello.
Mar de fuego infierno de nadie
mas que de mi dolor que me acompaña
fiel compañero de viaje.
La verdad esta ahí fuera dicen algunos
pero nunca la encontraras sino te alcanza
aquí dentro en tu cerebro que carbura
humo, desidia, sueños que se escapan
como ese globo de la mano del niño.
Ahora lo se
nunca llegare al otro lado
me quedare aquí consumiéndome
sin urna para las cenizas
sin viento que las esparza
lleno de pastillas
que alargan la agonía
y que mi voz no alcanza
a desembrollar la flamígera madeja
que me atrapa y despedaza.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Raúl hola, ¿como estás?
No se si se corresponde lo que leo con tu estado de animo, en cualquier caso, espero que solo sea
una forma de escribir y no tenga nada que ver con tu estado de animo.
Raúl y Almudena tengo que deciros que empiezo a reconsiderar vuestra reflexión sobre un ingreso.
Parece ser y tenéis razón en que es conveniente para la recuperación, de la persona que se enfrenta a un brote psicotico que se hace persistente, la hospitalización.
Y además la hospitalización sin familia.
La persona que pasa por esto, se siente amenazada, incluso por la
las personas que más lo quieren en este mundo que son su madre y su padre.
No necesito decir como me siento en estos momentos.
El lunes, tenemos que volver al medico, de persistir los sintomas, le cambiara al haloperidol inyectable y si no prospera, aconseja esta vez el medico una temporada en el hospital.
Un abgrazo

Almudena y Raúl dijo...

Hola Luz cielo. Buenoestos tres poemas escritos en una hora si se correspndian en cierto sentido a mi estado de animo, pero tambien es cierto que al dia siguiente lo unico que me preocupaba era si gustaban o no, vamos, en otras paalbras que ya estaba bien.
La verdad cielo en mi opinion ese medico esta jugando con vosotros y lo unico que hae es embolsarse vuestro dinero. Si ahora te sientes mal cuando veas los efectos del haloperidol inyectable no se como te sentiras, pero lo mas seguro es que mucho peor. Es devastador. Ojala todo se solucione pronto de veras... Te lo deseamos de corazon ya lo sabes. En mi opinion lo mas cercano a una buena praxis clinica no es marearos con cambios de medicacion durante meses hasta que la situacion es insostenible. Un buen psiquiatra tiene que cortar los problemas de raiz.